A  finales de febrero y principios de marzo las gatas felinas realizan los primeros partos  correspondientes a los celos de  finales de diciembre y principios de enero. Es a partir de entonces cuando con más  probabilidad nos podemos encontrar con una camada de gatitos recién nacidos  que hayan sido abandonados.

A continuación os dejo unos breves consejos en el caso que hayas decidido hacerte cargo de un maravillo ejemplar de esta especie animal tan particular y elegante a la vez:

  • Facilitar un ambiente cálido y tranquilo es muy importante a la hora de recibir en nuestra casa un gatito huérfano. La  hipotermia es muy frecuente en los  gatitos ya que son incapaces de regular su temperatura durante las primeras semanas de vida.  Por ello hay que tener especial atención y controlar la temperatura de su entorno.
  • Debemos asegurar la limpieza que recibirán de su madre: después de las tomas de leche, cepillarlos suavemente o aplicar un paño húmedo y tibio sobre las áreas manchadas. La manipulación debe ser con cuidado e intentando no interferir en las etapas profundas del sueño.
  • Una de las acciones más importantes es ayudarlos a defecar y orinar. Antes de tres semanas de edad carecen del reflejo de evacuación y es necesario estimular su perineo con un paño suave, húmedo y tibio durante la toma de leche. Así se simula la acción de la madre cuando amamanta a su  manada y estimula la micción y defecación.
  • Los gatitos que no tienen acceso a la leche materna, deben ser  alimentados con una leche de reemplazo, que debe ser lo más parecida a la composición de la leche de la gata. La alimentación debe realizarse mediante un biberón. Existen en el mercado sustitutos comerciales de la leche  que está específicamente formulado para gatitos jóvenes. La leche se  administrará al gatito a una temperatura de 35-38ºC. No es aconsejable utilizar el microondas por el riesgo de sobrecalentamiento. Las tomas deben repetirse, tanto más cuanto menor sea el gatito y teniendo en cuenta  que la capacidad máxima del estómago de un gatito es de aproximadamente 4 ml/ 100 g de peso corporal.
  • Durante la primera semana de vida,  los gatitos deben ser alimentados cada 2-4 horas, incluyendo la  noche, y en adelante con menos frecuencia.
  • A las 3-4 semanas  de vida, puede introducirse alimento para gatitos mezclando  una pequeña cantidad de alimento con agua o con la leche y ofreciéndolo en un cuenco, puede reducirse  lentamente la cantidad de agua o leche utilizada hasta que ingiera únicamente alimento sólido.

El destete suele completarse  en torno a las 6-8 semanas de edad.

Ánimo,  descubre  que maravillosa puede ser tu vida compartiéndola con  un felino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *